1 de cada 5 pacientes con COVID-19 desarrollan una enfermedad mental dentro de los 90 días

La ansiedad, la depresión y el insomnio fueron más comunes entre los pacientes recuperados de COVID-19 en el estudio que desarrollaron problemas de salud mental. Los investigadores de la Universidad de Oxford de Gran Bretaña también encontraron riesgos significativamente más altos de demencia, una condición de deterioro cerebral.


El estudio, publicado en la revista The Lancet Psychiatry, analizó los registros médicos electrónicos de 69 millones de personas en los Estados Unidos, incluidos más de 62,000 casos de COVID-19. Es probable que los hallazgos sean los mismos para los afectados por COVID-19 en todo el mundo, dijeron los investigadores.


En los tres meses posteriores a la prueba positiva de COVID-19, se registró que 1 de cada 5 sobrevivientes tenía un diagnóstico por primera vez de ansiedad, depresión o insomnio. Esto fue aproximadamente el doble de probable que para otros grupos de pacientes en el mismo período, dijeron los investigadores.


El estudio también encontró que las personas con una enfermedad mental preexistente tenían un 65% más de probabilidades de ser diagnosticadas con COVID-19 que aquellas que no la tenían.


Los especialistas en salud mental que no participaron directamente en el estudio dijeron que sus hallazgos se suman a la creciente evidencia de que COVID-19 puede afectar el cerebro y la mente, aumentando el riesgo de una variedad de enfermedades psiquiátricas.

0 vistas0 comentarios